Cena en el Ritz-Carlton

Berlín. Relajada cena en el hotel Ritz-Carlton (Potsdamer Platz,3). Banderas no ha dormido nada en el avión, pero no tiene aspecto de cansado. Balance de la película en el Festival de Sundance, creado por Robert Reford: “El público hizo muchas preguntas. Se engancharon”. En Youtube.com tecleando “Summer Rain and Sundance” se muestra un vídeo de tres minutos y 29 segundos con imágenes de una entrevista a Banderas en el festival de Park City (Utah), el viaje de Babirusa a Londres y Miguelito nadando en la piscina.

El director-actor, como siempre, muy comunicativo, casi sin parar de hablar, también escuchando, mirando directamente a los ojos, habla de literatura (de Juan Marsé y Eduardo Mendoza), también analiza el guión de Antonio Soler y muestra su ilusión en presentar su Camino de los Ingleses en la Berlinale. Frente a él, María Ruiz, Luli en la ficción de los Ingleses, que en primavera rodará en Nueva Zelanda. Fran Perea, con barba, va pidiendo la cena. Y Alberto Amarilla, recién afeitado, habla por el móvil.

María Ruiz quiere conocer a Lauren Bacall, que está en la Berlinale. “¿Me la puedes presentar?”, le pide María a Banderas. “Sí, claro, la conozco bien. Le encantaba Nine y fue un par de veces a verme a Broadway”.

Un vino de Toro y un vino chileno rematan una noche culminada con un SMS recibido en el móvil de Antonio Meliveo: “Raúl Arévalo ha conseguido el premio de la Unión de Actores“. Fran Perea llama a Raúl. Banderas también le felicita. “Me tengo que ir a dormir”. Pero no lo consigue. Por la mañana decía a los productores: “Llevo 53 horas sin dormir”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *