Imaginario, de Pablo Cantos

Pedro Aranda (un guiño al escritor Pablo Aranda) está escribiendo una novela. Una mujer, engañada por su marido, también. De esto y más cosas, de un mundo real y otro de ficción, todos ellos presentes y obsesivos, trata Imaginario, de Pablo Cantos, amigo de Aranda (Pablo), y con quien hace 20 años compartió sueños cinematográficos en un curso de cine en Valladolid.

Es una película de diálogos, donde la palabra y el texto tienen un valor incalculable. Y las partidas de cartas y, sobre todo, las sentencias sobre la suerte salpicando continuamente la historia:

“La suerte es cuestión de empeño”.

“La mala suerte siempre suele empeorar”.

“Cada vez que pierdo está más cerca el momento de ganar. Así es la suerte”.

“La suerte y la inteligencia no se llevan bien, lo dicen los jugadores”.

Las transiciones entre el color y el blanco y negro, el piano de Pablo Cervantes que serpentea todo este Imaginario que es un continuo festín de frases: “Si pagan bien y se madruga poco, no me importa ni el artisterío ni las imaginaciones”. Y Málaga, otro personaje más de la película, que empieza y acaba en el cine Albéniz, donde precisamente anoche se estrenó, con motivo del Festival de Cine de Málaga, una cinta en la que personajes como la amante del protagonista prefiere “vivir historias” a que se la “cuenten”.

4 comentarios

  1. Responder Anonymous

    Jesús Nieto Jurado llama al boicot contra el Festival de Málaga. Clama a cielo que el “freelance” no pueda ejercer el Periodismo. COn medidas como esta, el Festival cada vez languidece más…

  2. Responder ana

    bueno yo sólo opino sobre la “suerte”.., ojala se pudiera buscar, pero no, se nace “con” o “sin” ella.., el que nace “sin” como el que nace ciego, por más que la busque y persista no la encuentra,sólo queda luchar para que la falta de “buena suerte” no deje demasiado oscura la vida..

  3. Responder ana

    puede que haya que trabajarla, pero muchas veces grandes esfuerzos no son recompensados, no confundo suerte con azar, no hablo de ganar apuestas ni loterías.., es otra cosa, como nueve años de esfuerzos laborales pagados con indiferencia y una puerta abierta.., y sí, tienes razón con lo de la oportunidad,pero no a todas las personas se les presentan las mismas oportunidades por mucho trabajo que pongan para conseguirlas…si la suerte se trabaja mucha gente de campo no verían cosechas arrasadas por una tormenta inoportuna despues de mucho trabajo para sacarla adelante…
    Hay quien con un esfuerzo moderado consigue grandes resultados y quienes quien después de mucho trabajo encuentran grandes fracasos,
    y no sólo en el aspecto laboral creo que practicamente en cada aspecto de la vida es más de lo mismo.., muchas veces la suerte se trabaja pero es reacia a aparecer.
    De cualquier modo me alegra encontrarte tan positivo y optimista.., a ver si se contagia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *