Presente y futuro arquitectónico en Málaga (I)

Un debate vivísimo. Polémico y claro. Muy estimulante. ¿De qué? Presente y futuro arquitectónico en Málaga. Organizado por Bombay Sapphire. En el Museo del Patrimonio Municipal, donde ahora se exhibe una exposición de diseño ideada por Javier Mariscal.

Lo primero: Francisco San Martín Olea, decano del Colegio de Arquitectos de Málaga, dice que él no ha venido a moderar, sino a polemizar. Esto promete… ¿De dónde partimos? (Hablamos de Málaga). La tesis San Martín:

Plan General de 1971: Málaga no se aprovecha de la experiencia urbanística italiana de ciudades como Bolonia, Trieste o Milán. Nace la Prolongación de la Alameda y tanto calle Carretería, Mármoles, Victoria y la Alameda Principal sufren continuos retranqueos. “¿Especulación o desconocimiento?”, se pregunta.

Plan General de 1983: “Se dudó de la escala territorial”. “Se conservaron las trazas urbanas de barrios como El Perchel o la Trinidad, pero no hubo renovación social”.

Plan General de 1997: Se construye la Ciudad de la Justicia y el Palacio de Ferias sobre suelos públicos del Plan. La Térmica y la zona del Martín Carpena como un “espacio urbano sin vida, fuera de escala”. “La ciudad desmantela su propia Historia”. Se construye en la ladera sur de Gibralfaro, “inadecuado para la topografía de Málaga”.

Buena arquitectura moderna:

El hotel Málaga Palacio: “Sigue manteniendo su fuerza, bien compuesto”.
El hotel Molina Lario: “Bastante equilibrado”.
El edificio del Patronato de Turismo (Plaza del Siglo): “Aúna clasicismo y modernidad”

Oportunidades: Nuevo auditorio. Aunque el decano de los arquitectos dice que el espacio donde se ubicará es “tierra de nadie y tendrá vista a los contenedores del Puerto“. ¿Dónde tendría que haberse ubicado el auditorio? “Donde está la nueva estación marítima, un edificio que fuera como la Ópera de Sydney, en el corazón de la Bahía”.

El eje del Muelle de Heredia y el Paseo de los Curas.
La construcción al norte de las Rondas.
La ampliación del Campus de Teatinos.

Amenazas: La Equitativa: “Es un icono de Málaga y lo debe seguir siendo”. Su alerta: “Están desalojando a los últimos inquilinos. El edificio está muy deteriorado. Podrían declarar el edificio en ruinas, derribarlo y que un arquitecto de prestigio construyera una torre”.

En suma: Hace falta más verticalidad. ¿Torres de Repsol o zonas verdes? Las dos cosas. Faltó ambición, más altura, en el Paseo Marítimo Antonio Machado, edificios “gordos” y sin una arquitectura sobresaliente. “No todo hay que llenarlo de casas, la ciudad tiene que tener unos límites”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *