Obama

Hay días en que la actualidad es tan apabullante que tienes ganas de escribir cuatro entradas en el blog. ¿Por qué no de Photoespaña, o de Madrid 2016? ¿Y de las futuristas torres de Martiricos, al lado de donde estudié Periodismo? Alcántara y la presentación de su antología poética también se merece un comentario. Y el especialista francés de Umbral hablando con el profesor Bernardo Gómez y Alcántara firmando libros mientras Pedro Aparicio e Hilario López Luna parloteaban en el Salón de los Espejos de sus cosas.

Quiero ser más global. Hoy escribo de Obama. Gore Vidal profetiza que morirá asesinado. Como Kennedy, como JFK y Robert. Obama es la ilusión del cambio, el Yes, we can que ha fascinado a los americanos. El sueño de otra América, de un país que no sólo es Nueva York o San Francisco, sino también Salk Lake City o Concord, en New Hampshire. O el blog comprometido de Kareem Abdul-Jabbar, ya propio, antes alojado en Los Angeles Times, que me recomendó Javi Gómez en la merienda del cumpleaños de Nacho.

Hillary podría ser vicepresidenta. Ella quiere poder. Volver a la Casa Blanca. Junto a Bill y Chelsea, que disfrutaron en mayo de 2005 de un fin de semana en el hotel Maricel de Mallorca invitado por Simón Pedro Barceló. Y Obama, el de Zaire, Obama, el japonés, tiene la oportunidad de no ser un mero espejismo de las Primarias, de no morir devorado por la maquinaria de políticos, funcionarios y abogados de Washington. Seguro que paseará en bici, irá andando al FMI o se intentará tomar una pinta en el barrio de Georgetown. Quizá allí se encuentre con Gabriel Ruiz Bernal, un pianista -malagueño- en la Corte de Bill Clinton, como titulé, a finales de los noventa, un reportaje de la serie Andaluces en EL MUNDO.

Obama, el Kennedy negro. Que se equivoque Gore Vidal.

7 comentarios

  1. Responder BOQUERÓN Y BÉTICO

    Si ganara McCain habría tanta paz como con Obama, o es que Obama es pacifista… Os recuerdo que una de las promesas del demócrata es incrementar el personal de las fuerzas armadas en 100.000 efectivos. Si señor, todo un pacifista.
    Lo que a Obama no le gusta de la guerra de Irak y del tradicional intervencionismo americano en todo el mundo es que no se haga sin el apoyo de los aliados pero por lo demás está encantado. Ya sabéis que se le conoce como el Kenedy negro y sería bueno que recordéis que J.F.K. fue uno de los principales impulsores y convencidos de la guerra de Vietnam. En otro roden de cosas no creo que la politica economica ni social de USA, vaya a cambiar ni lo más mínimo porque gane uno o otro. ¿Me queréis decir que diferencias hay entre un gobierno de ultraderechas como el republicano y otro de ultraderechas como el democrata? Así que decirme, ¿dónde está el paso atras si gana McCain?

    ¡¡¡ Aaaayyyyy, que bien se lo montan los yankies sin tanto progre… !!!

  2. Responder Agustín Rivera

    Creo que el Gobierno de Obama no sería precisamente de ultraderechas. Y el de McCain, creo, que tampoco. Seguro que sería mejor que el de Bush.

    Boquerón/bético, compruebo que continúa tu feeling con los progres. ¡¡Ay!!

  3. Responder ana

    no creo que Obama sea pacifista.., pero supongo que menos bélico que un soldado retirado.. y en el reino de los ciegos el tuerto es el rey.., bueno sólo el tiempo dirá y mejorar a Bush no es tarea demasiado complicada..

  4. Responder Anonymous

    Mc Cain y todos los americanos son unos hijos de puta. He dicho. Su democracia apesta a hamburguesa y fascismo. Qué alegría ser español y no americano. 2tipos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *