Barceloneta eléctrica

Ramon me enseñó el jueves su barrio. Tomamos un vermú casero en el bar de la Electricidad, en La Barceloneta. Me reencontré con Nápoles: calles estrechas, casas desconchadas y balcones y terrazas con la ropa tendida. Viviendas nuevas o rehabilitadas con piscina en la azotea. Muchos turistas. Y barceloneses que regresan a sus raíces. Fernando y yo recordamos la escuela Diario 16. Él trabajaba en Internacional.

Ramon habló de la cova fumada, el bar que -cuenta Ramon- abre cuando llegan los pescadores, a eso de las diez y media de la mañana, y cierra cuando sirven el último plato a los marineros en tierra. Pasamos por el Hospital del Mar, donde se rodaron un par de secuencias de Todo sobre mi madre. Y pronto se estrena Vicky Cristina Barcelona rodada en BCN, que sigue molt guapa.

———-
Fin de semana tranquilo, escribiendo, sin salir, centrado en el análisis de las crónicas de boxeo de Manuel Alcántara.

Esta noche acaba la primera semana de julio. Vibrante. Y acaba con Nadal vencedor de Wimbledon. En Manacor lo estarán celebrando con pasión, como cuando ganó el primer Roland Garros.

El jueves hago de nuevo las maletas. A un viaje que ya contaré.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *