El zapatazo (fallido) contra Bush

El zapatazo (fallido) contra Bush ha desatado infinidad de comentarios sobre si el periodista debe implicarse o no en la historia. El ¿informador? nunca debió utilizar la violencia y el insulto (le llamó “pedazo de perro”). Lo que sí hay que hacer en una conferencia de prensa es formular preguntas incómodas, incisivas, de modo pertinaz, sin vacilación, pero jamás utilizar el exabrupto. O el zapatazo.

Arcadi Espada destaca la generosidad tipográfica de El País con la historia y cómo EL MUNDO minimizó el asunto arrinconándolo en una columna con una foto pequeña. Elmundo.es, critica, se mostró mucho más “amable” con el zapatazo.

Javier Ortiz le dedica hoy su columna en Público:

“En tiempos, en el oficio periodístico se consideraba obligado distinguir la información de la opinión. Ahora me da que va a ser necesario empezar a distinguir también la opinión del zapatazo”.

Ignacio Martínez, en su blog Alta Velocidad (Grupo Joly) ofrece una visión más irónica y abunda en las ofertas que le lloverán al reportero iraquí: “Saldrá héroe y rico. Ya le están esperando para ayudarle desinteresadamente unos 200 abogados. Ha hecho un gran negocio. Aquí lo tienen: un simple gesto y se le arregla a uno la vida. Lo que inventa la gente”.

Martínez también recuerda una frase sobre la labor del reportero: “Decía Kapuscinski, en la mejor definición del oficio de periodista que conozco, que nuestra tarea no debe ser nunca tendenciosa, ni nunca indiferente”.

3 comentarios

  1. Responder Anonymous

    El del zapatazo ha tenido un comportamiento ético. Es de admirar. Es un héroe. Eso del periodista como mero testigo es inhumano, injusto. Quienes defienden esa distancia o no son periodistas o no son personas. 2tipos

  2. Responder Boquerón y Bético

    Si no os importa os voy a dar la opinión que tenemos muchísimos de los clientes de los periodistas sobre el periodismo conscientemente subjetivo.
    Es humillante que la prensa consideréis a vuestros clientes, es decir, lectores, oyentes o televidentes, como subnormales o como un rebaño al que hay que guiar al redil. Al público, y como tal opino, nos gusta pensar por nosotros mismos, y que nadie nos diga lo que está bien o mal, que nadie dirija nuestra moral y nuestros sentimientos hacia un destino concreto. El pueblo debe ser libre y como tal tiene derecho a que nadie le intente robar esa libertad. Cuando un periodista opina, está intencionadamente o no influyendo en las ideas de quien atiende a sus opiniones. Una cosa es denunciar y otra cosa usar los medios como pared de aseo en la que poner tus insultos, calumnias y mentiras, porque no olvidéis que una verdad a medias o tergiversada es una gran mentira. Una noticia recortada o llena de comentarios y opiniones se puede convertir en una enorme falsedad. No tengo ni idea de teoría o filosofía periodística, pero lo que sí está claro es que un periodista es el narrador de la verdad, debe contar lo que ve y lo que sabe e investigar únicamente buscando la verdad. Cualquier cosa que se salga de ese camino, haría que lo publicado o emitido fuese un perfecto fraude.
    Es mi opinión y es lo que a mí me gustaría de los medios de comunicación es decir que me contasen lo que pasa y que no me robaran mis santos y constitucionales derechos de pensar, elegir, opinar y decidir. Unas preguntas: ¿cuando los medios de comunicación cada vez se inclinan más por opinar que por informar, no será porque no son capaces de informar ni de investigar? Si está bien lo del zapatazo, ¿estaría bien que me liara a zapatazos con un periodista porque no me guste sus informaciones que pueden ser dañinas, alevosas y perniciosas? ¿Me lío a zapatazos con Iñaki o con Federico? Según vosotros tendría derecho a hacerlo, ¿no? Si la próxima vez que venga Chaves a Málaga le doy un zapatazo en la cabezota (sería difícil fallar)me defenderéis y ensalzaréis mi hazaña o me acusaréis de incívico y nostálgico de otros tiempos…?

  3. Responder Boquerón y Bético

    Me parece muy triste y refleja muy bien lo que es la prefesión periodística hoy en día que nadie defienda a la COPE ante la actitud del PSOE y los nacionalistas, que han decidido callar a quien no les gusta y han empezado por la COPE. Dicen que cuando veas las barbas de tu vecino cortar… ¿estais ya remojando las vuestras? No tenéis derecho ningún periodista de hablar de libertad y de derechos, porque sois los primeros que no los defendéis. Libertad de expresión siginifica eso, libertad, que todo el mundo diga lo que piense. Cuando se cierre la COPE, ya han empezado con supresión de licencias en Cataluña y Andalucía, se habrá muerto la libertad de expresión en España, vamos como les gusta a los izquierdistas, porque por desgracia no hay ningún pais izquierdista con libertad de expresión y prensa,¿Cuba, Venezuela, Vietnam, Corea, España? Y vosotros preocupados con el zapatazo. No os preocupéis por el Zapatazo y hacedlo por Zapatero.
    ¡ Qué vergüenza !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *