El espíritu de 2009

Así remata hoy Ignacio Camacho su columna en ABC: “Desear un feliz 2009 no resulta un contrasentido. Porque la felicidad, decían los estoicos, es un estado que depende de las expectativas del espíritu”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *