Jueves Santo

No creía en banderas. Ni en himnos. Era ya un apátrida sentimental, pero la primera vez que hincó el hombro en el varal sintió un cosquilleo que le transformó, en ese preciso momento, en un convencido hombre de trono de Jueves Santo.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *