Boxeo, Norman Mailer, Zut y FNAC Málaga

Hoy se presenta, a las 20 horas, en FNAC Málaga, el nuevo número de la revista literaria Zut que pilota Juan Bonilla. Escribo un artículo sobre los 35 años de la publicación del gran reportaje El Combate, de Norman Mailer, la pelea entre Alí y Foreman de 1974.

——
He llegado tarde a la presentación de la revista, pero he llegado… Julia Soria, abogada, íntima amiga de mi hermana y gran aficionada a la cultura, me ha comentado que Carlos Font, el editor, y Bonilla han sido muy generosos hablando de mi texto. Lo agradezco y Font me regala dos libros bilingües de la exquisita colección Zut de poesía: John Marr y otros marinos, de Herman Melville (con espléndida fotografía de Cristina Martín Lara) y Morgue, de Gottfried Benn.

Juan está nervioso ante el inmediato partido del Barça. Tras varios intentos sin éxito, he visto el partido en el Cheer’s. Agónica y merecida victoria. Me alegro mucho, aunque mi corazón sea boquerón y también merengue de corazón ya no tan blanco…

——-
Entradilla / lead de mi artículo en Zut:

Verdades como puños o puñetazos de verdad: así quiso labrar Norman Mailer su periodismo. Firmó decenas de crónicas memorables, pero acaso ninguna tan contundente como la dedicada al gran combate del siglo, el mítico ClayForeman en el que el púgil de Louisville demostró que el boxeo es danza, y Mailer lo aprovechó para demostrar de una vez que también puede ser motivo para hacer periodismo del grande.

———-
Un extracto:

Los guantes se transforman en fascinante metáfora de la vida, demasiado atractiva para no convertirse en material literario de ficción o crónica.

Otro:

Mailer (Nueva Jersey, 1923-Nueva York, 2007) sabía de la importancia de captar la desbordante personalidad de Alí, quien luchaba por volver a ser el emperador del boxeo mundial. En juego estaba no perderse ni un detalle, empotrarse en la historia. Contar las 24 horas del púgil. Las previas de los combates. Sus excesos y rarezas. Los fogonazos y contradicciones de una estrella como Alí. Ir más allá de lo que ningún cronista pudo lograr con un boxeador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *