La batalla del Periodismo

Lo escribió hace unos días Ramón Lobo en su jugoso blog: “La batalla esencial del Periodismo es contra las tres íes: ignorancia, intolerancia e indiferencia. Ésa es la función de los medios de comunicación, según Ed Murrow, gran maestro de la radio y la televisión estadounidense de la primera mitad del siglo XX”.

Hace poco habló de los portavoces, algunos políticos, otros jefes de prensa, mayordomos de los periodistas unas veces y en la mayoría, qué pesados, policías de los informadores: “Los portavoces son personas que tienen un trabajo complejo: dar la mínima cantidad de información posible y que el periodista que pregunta quede con la impresión de haber ganado la partida. Los malos portavoces son los que manejan con torpeza el juego de las percepciones y quedan como mentirosos”.

Sentencia sobre Leguineche, el jefe de la tribu: “Quedan pocos maestros de periodistas, pero quedan. He tenido la suerte de conocer unos cuantos en mi vida: Paco Cercadillo, Joaquín Vidal, Enrique Meneses, Sol Gallego-Díaz, Mariló Ruiz Elvira y Manu Leguineche, entre otros. Todos tienen algo en común: son referentes éticos, como el polaco Ryszard Kapuscinski. Leguineche es, además, el padre reconocido de todos los que nos dedicamos al oficio de viajar de un lado a otro para contar lo que sucede. Ha estado en mil batallas y de todas ha regresado más sabio”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *