El día de los cuatro Manolos

Me levanté tarde. Merodeé en Internet. Fui al peluquero, al gran Manolo Corpas, sabiduría de vida a 200 metros de casa. “Pelaor” también de Antonio Soler o Paco García, periodista. Hablo con el jefe. Me voy a la playa, bueno a la piscina de agua salada. Chapuzón exprés. Tomo el sol. Hablo con los periodistas Santi Souviron (Onda Azul) y Guillermo Busutil (director de la revista Mercurio). Los dos increíblemente morenos.

Tomo el coche a Churriana. Entro en un chalé donde me encuentro a un antiguo compañero de clase, del colegio. En apenas tres minutos nos ponemos al día. Me hace un favor que se lo agradezco.

Vuelvo al ordenador. Escribo el tema para El Confidencial. Y ahora a Rincón de la Victoria. A la calle poeta Manuel Alcántara. Inauguran un búho en la esquina de su vía. Está contento Manolo. Veo a otros dos Manolos. Manolo Rincón, esta mañana en Sevilla, negociando como teniente alcalde de Torre del Mar. Y al gran Manolo Jiménez, recién fichado por Paco Barrionuevo como director del área audiovisual de Novasoft. Charlamos tres cuartos de hora. El cuarto Manolo del día (Corpas, Alcántara, Rincón y Jiménez).

En la radio, ya de vuelta, zapeo por los informativos nocturnos. El de Onda Cero, Carlos Alsina, cada vez me gusta más. Y la sintonía SER de Hora 25 me sigue flipando. Hay tiempo también para las radiofórmulas convencionales. En M80 aparece Man on the moon. REM. El hombre en la Luna, en el Mar de Tranquilidad. 40 años de sueño.

Desde el Candado, escorando el nipónauto a la izquierda de la calzada, voy despacio intentado retener el relámpago de felicidad. Atardece en la ciudad, la brisa reina en la tarde moribunda.

No sé si merezco esto, por eso me quedo. Aquí. Julieta Venegas se iba, pero yo no…

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *