Araña

– Hará mucho viento, mejor le reservo la mesa dentro- avisa la encargada.

Fuera, a las 21.30 horas, no hacía frío. Tampoco ráfagas de aire. La ensalada contiene una buena dosis de mango y jugosas navajas. Una suerte de estofado con verduras se convierte en el segundo plato. Sorbete de mandarina y helado. El Candado Beach está a ras de arena. El servicio es rápido y amable. De día promete más.

Apenas un kilómetro al Este, en La Araña, un chiringuito que aspiró a ser de lujo, ofrece un interior de pegajoso/bar enclavado en barrio Western. La clientela tampoco es precisamente cinco estrellas. Dan ganas de salir corriendo, pero el mar está más cerca incluso que en Candado Beach. Se huele y se oye el Mediterráneo nocturno que coquetea con el plácido otoño de Málaga. Los sillones blancos, la vista de la Bahía y la luz intermitente de un faro lejano encienden la noche trasmutada en pasión por la vida. Aquello fue Alegría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *