Minicuento de Nochevieja

Me atraganté otra vez con las uvas. Aún con la última en la boca, tomé el abrigo y salí a la terraza. Solo, debajo del Puente de los Americanos, el coche rojo había apagado el motor y las luces. Con emergencia, brindé por él y por su chica, la que conoció en ese lugar. Aquella manifestación de la libertad. Ella, él nunca lo sabrá, está aquí, al otro lado de la carretera, ebria de mí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *