Humilladero, el pueblo que conoce las verdades y mentiras del PER

Manuel Pimentel, el político con cara de niño y flequillo travieso, ideó el cambio de nombre en 1996. Pero fracasó en el intento. Nadie lo ha dejado de llamar PER. En realidad se denomina AEPSA (Acuerdo para el Empleo y la Protección Social Agraria). La mayoría confunde el PER (Plan de Empleo Rural) con el subsidio agrario y opinan por lo bajini y algunos con altavoz, como Duran i Lleida o Luis del Rivero, que este sistema, focalizado en Andalucía y Extremadura, hay que modificarlo e incluso que fomenta la vagancia.

Lo cuento en El Confidencial. Es la segunda historia más leída hoy del diario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *