David Cameron, el senderista anónimo de la Serranía de Ronda

Paul Darwent atiende a sus clientes en su bar Alioli de Jimera de Líbar. Un tipo con pinta de guiri, cansado por el esfuerzo físico, entra en su negocio para pedir un botellín de agua. Luego un café. También un refresco.

-Paul, creo que ese tío es famoso -le susurra un amigo del dueño del bar.

-¿Ah, sí? Ni idea -responde el inglés.

Darwent salió del Alioli y le preguntó a bocajarro al senderista de polito celeste y jersey en la cintura. “¿Usted es famoso?”, “Bueno, un poquito”, contestó David Cameron. Era mayo de 2008.

Es la Tinta de Verano que brindo en El Confidencial. Lo más leído hoy en el diario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *