En busca de Clint Eastwood junto al sheriff más duro en el desierto de Tabernas

Foto: Agustín Rivera

No tendrás problemas en reconocerlo. Es el sheriff. El único que acaba vivo”, suelta el personaje Toulouse Delacroix, músico de Valladolid que toca el piano y ameniza el can-can. En el poblado mini-Hollywood del desierto almeriense de Tabernas, santuario del Spaghetti Western, trabaja desde muy joven Diego García, jefe de especialistas, el multiusos. Sirve para ultimar el decorado del saloon, montar a caballo con destreza o disparar a los vaqueros que pretenden asaltar el calabozo tras robar el banco.

Con 52 años, mantiene una envidiable forma física e intactas ganas de continuar en la lucha vaquera. “No tengo prisa, todavía estoy fuerte”. El espectáculo empieza a las cinco de la tarde (a las 12 del mediodía y 20 horas también hay pases). La placa que lleva en el pecho le identifica como el sheriff de Texas. Custodia en chirona a un forajido. Se defiende con su revólver. Y cuando acaba todo (30 minutos de función) aplaude al público que abarrota la terraza del hotel Arizona Palace.

Tinta de Verano en el desierto de Tabernas. Aquí la historia completa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *