Griñán dilapida la imagen de Blas Infante 75 años después de su fusilamiento

El padre de la patria andaluza no tiene quién le rescate. El presidente de la Junta de Andalucía ha convertido a Blas Infante en padrastro, una figura incómoda, de difícil ubicación en el imaginario andaluz. El PSOE-A minimiza la fecha de su asesinato (la madrugada del 10 al 11 de agosto de 1936) y realza la efemérides de su natalicio.

A Manuel Chaves ya le incomodaba suspender sus vacaciones en la provincia de Cádiz para plantarse un 10 de agosto en el kilómetro 4 de la carretera de Carmona y presidir un acto oficial. Griñán sí acudió en 2009 al acto de homenaje a Blas Infante. Este año es una incógnita si el presidente de la Junta de Andalucía seguirá disfrutando de sus nietos y de la última novela de Thomas Pynchon en Galicia.

El arranque de la Tinta de Verano que escribo hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *