La Junta andaluza incumple la ley y emite propaganda en una web oficial

Se vendió como una campaña para contar las excelencias de la Andalucía antitópico. La Junta de Andalucía la convirtió en propaganda electoral. La convocatoria de las elecciones andaluzas y la firma del decreto de suspensión del Parlamento del 30 de enero suponían en principio el fin -temporal- de esta iniciativa. Nada más lejos de la realidad. El Gobierno andaluz incumple la ley electoral difundiendo vídeos propagandísticos en la web Andalucía 10.

La consejera de Presidencia y portavoz del Gobierno de la Junta de Andalucía, Mar Moreno, reconoció el pasado martes que la campaña finalizaba. Lo ha hecho en las emisiones de los spots en televisión, suspensión de la publicidad en medios de comunicación y parálisis de la actividad en las redes sociales como Twitter, pero la web continúa abierta y los vídeos de propaganda continúan accesibles tanto en la página como en Youtube.

Andalucía 10 resalta cómo la comunidad autónoma cuenta con el mayor número de docentes de España. “El 80% de la plantilla de los centros es definitiva con el objetivo de favorecer el éxito educativo y escolar. Los alumnos andaluces cuentan, además, con maestros de apoyo en cada colegio, profesores de Secundaria en desdobles de materias instrumentales y programas de diversificación curricular para los alumnos con más dificultades. Gracias a todo ello, Andalucía ha logrado reducir el abandono educativo temprano en un 3’8% y en 7,5 puntos el fracaso escolar”, indica el vídeo, que por supuesto ignora la realidad de los datos de PISA.

El producto promocional de la Junta de Andalucía aprovecha para dar un rejonazo al resto de comunidades autónomas que han decidido suspender la contratación de nuevos docentes. “¡Estamos todos igual!” “No, igual no”, enfatiza un compañero del claustro a la profesora. “En Andalucía no quitan profesores”. “Invirtamos en educación para ganar el futuro entre todos. Bueno, no perdamos la esperanza”, hablan en uno de los diálogos emitidos.

La campaña empezó el 24 de enero y apenas ha durado una semana. La iniciativa presentó una campaña en medios televisivos nacionales para reforzar “los logros alcanzados en la comunidad autónoma y luchar contra los estereotipos”, como los 11.000 trasplantes realizados en la comunidad a través de las 13 unidades de referencia nacional en los servicios de donación y trasplantes o la pujanza del sector aeronáutico con más de 10.200 puestos de trabajo.

Como publicó El Confidencial, lo que pretende el Gobierno andaluz es dejar a un lado una realidad (la Andalucía del PER y con un millón de desempleados) y relanzar la Andalucía biomédica, la de la investigación en células madre, la Andalucía I+D+I, liderada por Cartuja 93 en Sevilla y el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) en Málaga. Se trata de abundar en datos y clasificaciones muy desconocidas tanto fuera como dentro del territorio andaluz: líder en energías renovables; pionera en solar termoeléctrica; la primera de Europa en plantas comerciales; líder en energía fotovoltaica en España (agrupa el 18% de la producción y en biomasa y en crecimiento de eólicas).

Andalucía 10 tardó 15 meses en ponerse en marcha y ha costado alrededor de 300.000 euros, sufragados entre Unicaja, Caja Granada y Cajasol. Se empezar a ejecutar tras las críticas de Joan Puigcercós, de ERC, a la supuesta escasa afición de los andaluces a pagar sus impuestos. El Gobierno Griñán había abandonado esta idea, pero finalmente ha decidido impulsarla ante los ataques a Andalucía que proceden no sólo de Esquerra Republicana, sino principalmente de dirigentes nacionales del Partido Popular como los “pitas, pitas” de Esperanza Aguirre o los comentarios de Ana Mato, que llamó analfabetos a los escolares andaluces.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *