La gestión de la Junta, paralizada desde marzo porque no nombra delegados

José Antonio Griñan y el secretario de Política Municipal del PSOE-A, Francisco Conejo (Efe).

El día a día de la Junta de Andalucía sufre un grave parón desde el pasado mes de marzo: los delegados del Gobierno andaluz en las provincias son todos provisionales. Están a la espera de destino o de cese en sus cargos, por lo que las dudas sobre su futuro político y la falta de decisiones relevantes se han convertido en un clamor en las ocho provincias.

La Junta ha esperado a la celebración del congreso regional de Almería, hace dos semanas, y a que se culminara el proceso orgánico en los congresos provinciales. Todo ello para saber quiénes se convertían en aliados de los oficialistas y desterrar en el plano institucional a todo el sector crítico. Ahora ha llegado el momento de nombrar a los afines, dejando a los que se mueven en la foto (como decía Alfonso Guerra) sin puesto ni responsabilidad alguna.

La explicación oficial: se está remodelando toda la estructura de la Junta y todavía no ha dado a tiempo a poner todo a punto. “En esta legislatura hay que reducir la mitad de delegados y eso supone una serie de cambios”, señala a El Confidencial el secretario de Política Municipal del PSOE de Andalucía, Francisco Conejo. “Los delegados están funcionando, no hay vacío alguno”.

Lo cuento en El Confidencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *