El TSJA se harta de la juez Alaya: Ana Rosa Curra investigará los ERE

En solitario. La juez Ana Rosa Curra investigará la trama de los ERE falsos en sustitución de la magistrada Mercedes Alaya, titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) se ha hartado de las continuas bajas de Alaya (hoy se cumplen cinco meses) y amagos de reincorporación: ha decidido que Curra tome las riendas del caso de corrupción más importante que ha ocurrido en Andalucía.
Según fuentes de la judicatura consultadas por El Confidencial, la magistrada que ahora asumirá el caso de las jubilaciones fraudulentas andaluzas, en la que ya hay 60 personas imputadas, “no quería adjudicarse la compleja instrucción [que ya se prolonga más de dos años] si no tenía todo el poder para asumir con su criterio y ritmo las pesquisas judiciales”.
¿Quién es Ana Rosa Curra? Juez titular, pero sin plaza fija, sevillana, de 38 años, accedió a la carrera judicial en 2004. Adscrita en primer lugar al TSJA, pasó por los juzgados de Pontevedra, Vilanova i la Geltrú (Barcelona), el Mercantil número 1 de Sevilla y el de Instrucción número 13, hasta que el pasado mes de diciembre sustituyó al juez sustituto Iván Escalera en el Juzgado número 6 de Sevilla.
Trabajadora, resolutiva y eficaz son algunos de los adjetivos con los que la califican quienes han trabajado con ella, que aseguran que es más rápida y no tan agonía como su antecesora, a la que no le importaba que le dieran las tantas en el juzgado”, señalaba ABC de Sevilla.  Hay que recordar el durísimo interrogatorio de Alaya al exconsejero de Empleo Antonio Fernández en el famoso Lunes de la Feria de Sevilla, la noche del alumbrado del 24 de abril de 2012, que acabó con Fernández en la cárcel de Morón de la Frontera. La magistrada tardó seis horas en redactar el auto.
Además de mantener el secreto de sumario, la actuación más relevante de la juez Curra fue la orden de entrada en prisión de Juan Francisco Algarín Lamela, uno de los supuestos testaferros del caso de los ERE falsos, que fue detenido por la Guardia Civil. Algarín Lamela estaba a las órdenes de uno de los cerebros de la trama, Juan Lanzas, y del director comercial de Vitaliza, Antonio Albarracín, como publicó este diario el pasado 15 de enero.
A pesar del ingente trabajo que le espera (60 tomos y 30.000 folios), Ana Rosa Curra no asumirá todo el trabajo del Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla. El magistrado Rogelio Reyes se especializará en el caso Lopera, la otra gran pieza judicial de este juzgado, que lleva paralizada ya más de seis meses (los cinco meses de baja por cefaleas de Alaya más el mes de agosto de vacaciones).
Lo que no queda todavía claro es qué ocurrirá si Mercedes Alaya vuelve al juzgado. Si entre Curra y Alaya sacarán todo el trabajo adelante en equipo. El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Lorenzo del Río, mantiene hilo directo con esta última e informa de que los médicos “ya han dado con la tecla” de sus dolencias. Con todo, según confirman a El Confidencial fuentes judiciales, Alaya continúa revisando documentación del caso en su domicilio sevillano.

2 comentarios

  1. Responder Anonymous

    y justo cuando representates de la justicia hacen ago de bien.
    rifirafe entre Ana Rosa Curra y la juez Alaya
    dejenla trabajar
    lo importante es que gane el amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *