Jordi Évole descarta “de momento” convertirse en un Beppe Grillo

Jordi Évole descarta “de momento” convertirse en un Beppe Grillo

¿Nuevo trasvase del periodismo crítico a la política? Jordi Évole no se ve en el papel del italiano Beppe Grillo, aunque coloca dos matices para no descartarlo: “De momento, no, pero no sé qué pasará en el futuro”, respondió. El exfollonero, presentador de Salvadosfijo en la quiniela de los trending topic de Twitter de los domingos por la noche, montó este martes un espectáculo de dos horas y media en La Térmica, espacio cultural de la Diputación Provincial de Málaga.
Évole, que anunció para el último programa de la temporada un espacio con propuestas positivas y una entrevista con el seleccionador Vicente del Bosque, contestó las preguntas del periodista Luis Alegre y de los asistentes al auditorio , con capacidad para 320 personas. Ante la presión del público que no pudo acceder por quedarse pequeño el espacio, el propio periodista concedió un segundo turno para 200 aficionados adicionales, todos devotos de su periodismo combativo y directo, que esperaban a que acabara la primera fase del show, centrado en denunciar cómo Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid, se había ido “de rositas” tras pagar una fianza de 2,5 millones de euros para evitar la cárcel.

Apenas dos de las cuestiones se centraron en los ERE falsos, el mayor escándalo de corrupción de la historia de Andalucía. “¿Cuándo hará un programa sobre los ERE?”. Évole contestó que ya lo habían emitido. “Fue uno de los primeros hicimos y lo vamos a reemitir. Mucha gente me lo reclama. Nos fuimos a Mercasevilla, aunque si nos interesa igual hacemos otro. Me gusta mucho que me hagas esa pregunta”, contestó, sin ofrecer más datos al público.

Salvados (en antena desde 2008) centró un programa en la trama del mercado de abastos, pero los tuiteros andaluces no paran de enviar mensajes a Évole reclamando un espacio específico sobre Andalucía que radiografíe la corrupción que ha retratado en otras comunidades autónomas. “No hemos recibido ninguna presión para hacer o  no más programas sobre este tema”. Y admitió: “La trama de los ERE ha sido un desastre y un escándalo mayúsculo”.
El excolaborador de Buenafuente también lamentó cómo la Junta de Andalucía había transformado la administración pública “en un chiringuito, beneficiando a amigos y familiares: cuanto más conoces del caso más vergüenza ajena te da”. Évole negó que por pertenecer a La Sexta la cadena estuviera próxima al PSOE. “No somos ni de la ceja, ni del cejo”, precisó, tras pedir la celebración de referéndums en España para votar por los recortes en Educación y Sanidad. “Ningún partido lo tenía en su programa electoral: la participación no puede ser sólo cada cuatro años”, reclamó.
Jordi Évole reconoció que la entrevista a Julian Assange en la Embajada de Ecuador en Londres “no fue buena”. “Quizá fue porque yo no sé inglés para una entrevista de este tipo y porque el personaje no contestaba a lo que se le estaba preguntando”. El periodista también recordó los programas sobre la Educación en Finlandia [que reunió una audiencia récord de cuatro millones de espectadores], el del lobby de las eléctricas y la entrevista con Juan Cotino, el presidente de las Cortes de la Comunidad de Valencia, que con su silencio sobre las víctimas del Metro de Valencia pareció haberse leído “el manual de la anti comunicación política: peor no puede ser”. Évole, con ganas de tomar “un buen jamón”, se despidió a medianoche de La Térmica. Su discurso tenía ya más pinta de Grillo que de Follonero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *