Bruselas también ignoró las denuncias de un empresario sobre el fraude de la formación

El empresario Ernesto LeFranc Veulens alertó en enero de 2007 a la Comisión Europea de la existencia de un presunto fraude en los cursos de formación, a través del Fondo Social Europeo (FSE), en la Academia Integral de Málaga durante 2005 y 2006. La academia había sido autorizada en 1997 por la Junta de Andalucía como centro homologado para la impartición “de estos cursos subvencionados a estudiantes desempleados”, según consta en la carta de LeFranc a la que ha tenido acceso este diario.

Esta acusación, que ya está en conocimiento de la UDEF (Unidad de Delitos Económicos y Fiscales) de la Policía, fue hecha por el empresario a Walter Faber, jefe de la Unidad del Departamento de Empleo, Asuntos Sociales e Igualdad de Oportunidades de la Comisión Europea con sede en Bruselas. Faber no contestó a LeFranc, como tampoco lo hizo la Junta de Andalucía en las cartas enviadas a José Antonio Griñán, entonces consejero de Economía y Hacienda, y Antonio Fernández, consejero de Empleo del momento, como adelantó El Confidencial el pasado viernes.

El enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *