Lo mejor y lo peor de ser periodista

Lo mejor y lo peor de ser periodista

Me gustan estas listas. Reflexionas porqué, como decía el irrepetible Rafael de Loma en uno de sus memorables libros, los periodistas somos Gente poco corriente.

Tony Harcup, profesor de periodismo de la Universidad de Sheffield, en el Reino Unido, acaba de publicar el ‘Oxford Dictionary of Journalism’ a través de la editora Oxford University Press (en la imagen de la derecha), define en un artículo, publicado precisamente en uno de los blogs de esa prestigiosa universidad británica, cuáles son, a su juicio, las mejores y las peores cosas que tiene el ser periodista.

Cosas buenas

– Les contamos cosas a la gente que ni siquiera sabían que no sabían.

– Por defecto, nuestra postura es el escepticismo sano.

– Nuestra habilidad con el lenguaje nos permite ser capaces de traducir un argot técnico al lenguaje que utiliza la gente normal.

– Todos los días hacemos malabares con complejas cuestiones intelectuales, legales, comerciales y éticas, jugando con todas ellas al mismo tiempo y a gran velocidad, y lo hacemos dando la impresión de ser igual de profundos que un charco.

– Nuestro humor negro nos mantiene a pesar de las historias tristes que cubrimos y de la gente aun más sombría con la que trabajamos.

– Junto con el resto de periodistas, nos identificamos como miembros del pelotón de los más incómodos de la sociedad, razón por la cual aquellos que consiguen traspasar la primera línea del reporterismo y se convierten en ‘expertos’ no pueden dejar de incluirse entre nosotros.

Cosas malas

– Constantemente les decimos a las jóvenes promesas que, en comparación a cuando nosotros empezamos, cualquier rastro de periodismo de calidad ha desaparecido.

– A veces, nuestro escepticismo puede convertirse en cinismo.

– La facilidad con las palabras que nos caracteriza es utilizada con demasiada frecuencia para reducir a personas o comunidades a estereotipos.

– De manera rutinaria exigimos las disculpas o la renuncia de todos aquellos que sean acusados de mala conducta, excepto cuando los acusados somos nosotros mismos.

– Solemos caer en la trampa de ver el mundo a través de los ojos del que nos da empleo, olvidando que el hecho de que nos hayan contratado no significa que les pertenezcamos.

El enlace publicado en LaInformación. Vía The Guardian.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *