El alcalde de Sevilla y la presión de Griñán