Crónicas niponas (III)

El contador de historias