Raúl Arévalo, camino del Goya