«¡El libro es un tesoro!»