Los empresarios andaluces y las subvenciones

Bill Clinton decepciona en Sevilla