Erik el Belga, el ladrón del millón de dólares