Griñán: un candidato con el pescado vendido