Antonio Romero, el ‘monarca’ de los galgos