«Pero, bueno, ¡Segurola!»

El periodismo de ayer era más divertido

Amigo Alcántara