Los medios, en caída libre