No diga cámara fotógrafica diga Leica

Lo que aprendí en Tokio