La ‘nueva’ ficción (por Enric González)