Mi tía Nieves, la australiana