Juan José Asenjo, el arzobispo pasmado