Javier Reverte, el viajero-reportero