Jefes de prensa: ¿Policía o mayordomo?