Crónicas niponas (VI)

Tokio nos quiere