El humor de Manuel Alcántara

Un mantón de Manila para ‘Maleni’