Los 11 meses más difíciles de Griñán