«Pero, bueno, ¡Segurola!»