Matas, el expresident que jugó con pólvora

Obamismo decrépito