«Pero, bueno, ¡Segurola!»

Adiós al ‘jugón’ de Andrés Montes