Prensa del corazón y jueces

“No hay que tener miedo a la prensa rosa”. “Un juez puede meterme en la cárcel, pero la prensa me puede destruir la vida”. No son frases de Marisol Yagüe, ex alcaldesa de Marbella, pero sí lo son de su abogado defensor, Pablo Luna, profesor de Derecho Penal de la Univesidad de Granada.

Luna aboga por la autorregulación de los periodistas y critica: “Los jueces se están dejando influir por este tipo de prensa”. Lo ha dicho esta mañana en a mesa redonda sobre La prensa del corazón en la información de tribunales, que ha moderado José Carlos Villanueva, corresponsal de EL MUNDO en Marbella. Estas I Jornadas de Periodismo y Derecho han sido organizadas por las periodistas Marta Sánchez-Esparza (EL MUNDO) y Teresa Santos (RNE). Luna, expeditivo, con ganas de titulares, no quiere que las interpretaciones urbanísticas se las haga la prensa del corazón: “No hay que estar sujetos a determinados programas”.

Villanueva no cree que los jueces estén tan influenciados por la prensa del corazón y cita los casos de Juan Luis Galiacho, Javier Ronda, jefe de Tribunales de Canal Sur Radio o de él mismo, que cuando van a un programa de este tipo no entran en el terreno del cotilleo, del chismorreo, sino que explican la maraña judicial, aportando datos y pruebas, nunca rumores o especulaciones. También recuerda, hablando de las injurias, que Chaves ha sentado en el banquillo a Francisco Rosell y Javier Caraballo, pero Luna no quiere opinar del juicio, visto ya para sentencia.

El magistrado José Calvo, profesor de Filosofía del Derecho, dejó claro que uno de los problemas es que en España todo el mundo sabe de Derecho. “No existe ya la sección de Tribunales. La información judicial ha colonizado todo el periódico”.

Teresa Santos: “La formación de los periodistas, depende de los propios periodistas, no de la empresas. Me gustaría que se distinguiera entre el periodista y la empresa en la que trabaja. Hay que luchar por un Colegio Profesional de Periodistas”. Santos abundó más: “La información de Tribunales es muy difícil y la Justicia siempre ha sido muy oculta. De la mala imagen de la Justicia no sólo tenemos la culpa los periodistas”.

2 comentarios

  1. Responder FranciscoJ

    En el fondo el mundo del corazón funciona como una industria, ¿no te parece? Existe una especie de oligopolio que domina las televisiones privadas directamente y los demás canales indirectamente… y eso tiene poco que ver con el periodismo aunque se digan periodistas algunos de ellos.

    Un cordial saludo
    Paco

  2. Responder Agustín Rivera

    Desde luego que la prensa del corazón no es periodismo. Es espectáculo denigrante y repulsivo. Tipos como José Carlos Villanueva, que han descubierto los trapos suicios del gilismo, de Muñoz y de Yagüe, son los que te reconcilian con el periodismo, el periodismo de denuncia y de explicación de los datos que en esos programas aportan verdad y datos, sólo datos, no opiniones y gritos.

    Saludos,

    Paco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *