FNAC Málaga: primer día

Para empezar, un japonés. Me he comprado Primera nieve en el monte Fuji, del Nobel Kawabata. Juan Luis Artacho, responsable de Comunicación de la tienda (antes en FNAC Marbella), también admira a Kawabata. “Me encantó La casa de las bellas durmientes“. Le digo que en el imprescindible ensayo La verdad de las mentiras Vargas Llosa disecciona esta novela: “Breve, bella y profunda. Deja en el ánimo del lector la sensación de una metáfora cuyos términos no son fáciles de desentrañar”. (MVLL; Lima, 22 de marzo de 1989).

Me compro varias películas francesas: Cuento de Primavera, un clásico de Eric Rohmer; Juntos, nada más, basada en la novela de Anna Gavalda, con Audrey Tautou (Amélie) y el documental de Mercedes Álvarez El cielo gira, que nunca llegué a ver en el cine. También un recopilatorio (melancolía de finales de los ochenta) de Pet Shop Boys (me acuerdo que en los 40 Principales Málaga Javier Arquimbau o Antonio Martín Lupión se hacían los graciosos traduciendo el nombre del grupo: “Y aquí llegan con Domino Dancing ¡Los chicos de la tienda de animales domésticos!”). El CD Pet está de oferta: 5,95 euros en vez de los 20,95 euros que costaba.

En la sección de videojuegos hay un joven simulando con una guitarra eléctrica y tiene mucho público alrededor. Curioseo un Sony Vaio, muy chulo, blanco, para comprármelo. No está mal de precio, pero me da pena poner los cuernos a mi portátil Toshiba, que estrené en Estados Unidos en junio de 2003.

Salgo de la tienda y la kiosquera y la señora de la tintorería están requecontentas por la invasión de FNAC en el Málaga Plaza. “Vamos a tener más clientes y esto le va a dar más vida al Centro Comercial y a [la calle] Armengual de la Mota”

A las cuatro de la tarde FNAC Málaga ya contaba con 1.000 socios. El primer día fueron 500. El público saqueando DVDs, videojuegos, libros y disfrutando del concierto de Reincidentes. Los reincidentes del FNAC seguiremos trasteando en las estanterías, yendo a conciertos y a presentaciones de libros. Lo mismo hasta me compro el Sony Vaio. También es japonés.

2 comentarios

  1. Responder Anonymous

    Pues que quieres que te diga, en un libro me gasto el dinero que sea, pero la música, está claro que la bajo a través de Internet. Hay muchos grupos geniales a los que el “argumento” de las ventas no les permite triunfar. Jamás engrosaré las arcas del capitalismo musical. no admito argumentos en contra. Un saludo.

  2. Responder Boquerón y Bético

    En FNAC el último disco de COLDPLAY creo que cuesta 18,95€. Lo compré en el menos glamuroso Carrefour por 13,50€. El SONY Vaio que me compré en Enero me salió casi 400€ más barato en el Corte Inglés. Y en un pantallón con unos buenos altavoces, que me compré hace justo un año me ahorré comprándolo en el Corte Inglés más de 600€ frente a FNAC. Soy socio de Fnac y estas diferencias de precio incluyen el porcentaje que te dan de descuento para próximas compras. Vamos que eso de que Fnac es más barato no me lo creo yo. ¿Un disco de Pet Shop Boys por mil pesetillas? No es ninguna ganga, teniendo en cuenta que es de cuando todavía vivíamos con Guerra Fría. Para ver esas ofertas no hacía falta un Fnac. Cualquier hiper te da ofertas similares o mejores, tanto en series medias como en novedades.
    Lo bueno de Fnac es que hay una gran variedad de productos y que todo está muy ordenado. Por lo demás…. solo fachada.
    Y menudas ofertas de apertura… se les tenía que caer la cara de vergüenza. Pero tener la tarjeta de FNAC es SUPERGUAY (y yo la tengo).
    Os recomiendo una prueba: anotad el precio de cinco libros de FNAC al azar y después cruzad la calle y comparadlos con El corte Inglés y si queréis con alguna otra librería. Ya me contaréis. Con la electrónica y la informática pasa lo mismo.
    Eso sí, me gusta más la tienda de Marbella en la cañada, que siempre que se va, hay en ese centro comercial unas mozas y otras no tan mozas que vaya vaya. JEJEJE.
    Pd: está claro que el Málaga Plaza necesitaba un empujón y sin duda FNAC se lo dará, cosa que me alegra mucho, pero no es menos cierto que aunque este centro comecial gane en vida pierde en estética. Ahora está más feo arquitectónicamente hablando aunque comercialmente no hay nada más feo que un centro comercial vació y espero que esos días hayan acabado para el que fue el centro comercial más bonito de Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *