Felices sobresaltos, maravillosas alarmas

Escribe hoy Manuel Vicent en El País uno de esos artículos que vale la pena leer y releer. Artículos que no envejecerán. El tiempo, el verano en invierno y los deseos para 2009 en su columna. Así la culmina: “Lo mejor que uno puede desear para el año nuevo son felices sobresaltos, maravillosas alarmas, sueños imposibles, deseos inconfesables, venenos no del todo mortales y cualquier embrollo imaginario en noches suaves, de forma que la costumbre no te someta a una vida anodina. Que te pasen cosas distintas, como cuando uno era niño”.

4 comentarios

  1. Responder Anonymous

    soy 2tipos, oye, x casualidad tienes en tu poder una hoja que nos dio Diaz nosty en Doctorado sobre los modos de cita??? Dimelo, q es urente, amigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *