Ruud Van Nistelrooy: el fin de la leyenda del gol

Ya desde febrero, escribía su carta de despedida cada vez que abría su taquilla del vestuario blanquiazul. En julio cumpliría 36 años. Y a Ruud Van Nistelrooy no le apetecía una aventura futbolística exótica como la de Raúl González, su gran amigo y exsocio en el área. El primer aviso llegó a finales de octubre cuando Manuel Pellegrini le sentó en el banquillo en el partido con el Real Madrid. Ahí se empezó a dar cuenta de que no sería el jugador franquicia con el que había soñado la afición. Cambió el rol y fue su triunfo personal. Y el del equipo: por primera vez el Málaga entró en la Liga de Campeones.

Lo cuento en El Confidencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *