Crónicas niponas (III)

Esta tarde, en Tokio, en la redacción del Asahi Shimbum.

Me fascinan las redacciones amplias. Conozco la de The New York Times (no la sede actual, sino la histórica de Times Square) y la de The Washington Post. Hoy tocaba conocer por dentro otro de los grandes periódicos del planeta. Frente al mercado de pescado de Tsujiki, el mayor del mundo, se erige la redacción del Asahi Shimbun, el periódico que cubre las noticias en helicóptero para sortear el infernal tráfico de Tokio. Unos niños japoneses de Primaria veían un vídeo de cómo se confecciona el diario que alcanza tiradas de más de 10 millones de ejemplares

Pregunté en recepción si podía visitar el Asahi. Me dieron un teléfono y persona de contacto para concertar una cita. Cuando ya estaba a punto de irme, apareció Yukihiro Minamimura, manager del departamento de responsabilidad social corporativa de la compañia. Minamimura hablaba un poco de español. Aprendió el idioma gracias a un amigo de Venezuela.

Minamimura fue muy amable. Me enseñó la redacción central, toda en silencio, muchísimo más que las estadounidenses y no digamos de las redacciones centrales de El País o El Mundo.  No podía tomar fotos directas a los periodistas trabajando, pero logré sacar una de fondo y otra con plano muy corto. Antes, subimos a una planta muy alta, desde donde observé unas vistas maravillosas de los rascacielos de Tokio con el fondo del río Sumida.

En la redacción de la edición en inglés del Asahi pude hablar con su editor, Toshio Jo, interesado en saber cómo funciona la prensa online en España y en el futuro de la economía europea. Hace tres temporadas que el Asahi no publica en papel su edición en inglés. El negocio les va mejor ahora. Del futuro no tiene ni idea. Sin ambigüedades, como suelen mostrarse los japoneses, Jo iba al grano y definía al Asahi como “liberal” frene a su gran competidor, el Yomiuri Shimbun, de “derechas”.

La rotativa, muy grande (tienen 24 plantas impresoras en todo Japón), acababa de imprimir la edición vespertina. Eran las 16.30 horas y en los quioscos de las  estaciones del Metro de Tokio ya vendía el Asahi de la tarde. Mientras, el equipo de Jo ultimaba el periódico de mañana. Y es que Asahi quiere decir “Sol Naciente”.

P.D: La primera vez que visité el periódico, en 1995, fue gracias a Tamaki Watanabe. Conocí parte de las instalaciones, pero no la redacción. Me entregaron una veintena de bolígrafos de tonos blancos y punta finísima negra con el emblema del Asahi. Se los regalé a amigos periodistas y compañeros de Diario 16 Málaga. Hoy no había bolígrafos, pero sí una reproducción del primer ejemplar del periódico, nacido en Osaka en 1879, y repleto de kanjis indescifrables.

2 comentarios

  1. Responder M

    ¡Así me gusta! A puerta fría y todo te salió de maravilla…está claro que la amabilidad japonesa es la que es. ¡Disfruta amigo y sigue contándolo! Bs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *